Pronóstico de Tutiempo.net

7:00:00
0
 
Si bien se decía que eran cinco los salteños a bordo del ara San Juan, el fin de semana se sumaron de manera oficial los nombres de Cristian Ibáñez y de Sergio Cuéllar. Cristian “El gato” Ibáñez es oriundo de San Ramón de la Nueva Orán donde todavía vive su madre quien está entre los familiares que ya viajaron a Mar del Plata. Tiene además una hija de seis años que vive en esta ciudad balnearia. Por su parte, Sergio Cuéllar tiene 35 años, es de Salvador Mazza y tiene residencia fija también en Mar del Plata donde está casado con María Laura Alancay. Ambos tienen un hijo, Bruno. “Alguna vez soñó con defender a la patria y se quedó en la Armada Argentina”, dijo sobre él su tío Lucio Segundo en Facebook.

El oranense Cristian Ibañez.
Situación actual del Ara San Juan
“En el país somos 200 submarinistas y nos conocemos todos”, cuenta desde la base naval de Mar del Plata un submarinista salteño que todavía no sale de su asombro por lo inaudita situación que están viviendo tras la desaparición del submarino ARA San Juan con 44 tripulantes a bordo. El experto, con más de 20 años de carrera en la Armada, prefirió no identificarse pero sí confirmó que los salteños a bordo de la nave con la que no hay comunicación desde el miércoles son siete: Luis Nolasco, Jorge Valdez, Roberto Medina, Marcelo Enríquez, Ramiro Arjona, Cristian Ibáñez y Sergio Cuéllar.

Es a los familiares de ellos y de los demás tripulantes que se encuentra brindando contención por aparte de la que dan los psicólogos pues, como él cuenta, “a las familias les hace mejor un compañero y porque saben que entendemos mucho de esto”.  Y es precisamente ese conocimiento de mundo submarinista el que más esperanzas les da pues saben que al menos 43 de los 44 tripulantes están preparados psicológicamente -una persona era de Inteligencia- .

 “Los submarinistas psicológicamente siempre tenemos que estar bien”, explica. No por nada solo al equipo se suman solo quince por año aproximadamente. Además, todas esas personas conocen cada botón del submarino que vayan a abordar. “La carrera del submarinista es reconocidamente más difícil que la de piloto de avión”, aclara el salteño que desembarcó hace poco tiempo del mismo submarino que hoy está perdido. “Tenemos esperanza y tengo fe en Dios.Sé que somos muy profesionales entonces tengo fe en que algo bueno tiene salir”, expresó con gran emoción. 

Aclaró también que son consientes de que todavía queda oxígeno y que además de víveres para varios días más, están los víveres de emergencia. “Estamos preparados para esto como estamos preparados para salir del submarino con trajes especiales”, dijo. De todas maneras, el desconcierto es generalizado: “No entendemos qué pasa, estamos consternados”. Claro que las condiciones climáticas tampoco fueron favorables y solo en estos días está previsto que el oleaje vaya a calmarse un poco. Por eso el submarinista sostuvo: “Si están en algún lugar, están todavía por debajo del agua”. “Semejante temporal fue impresionante. Fue un sistema de baja presión que pasó por ahí y ahora está entrando un sistema de alta presión. Eso favorece mucho a los buques y aviones”, especificó. 

Además de contención, en estos días el salteño está abocado a tareas de todo tipo en la base. Sin embargo, el trabajo, imparable por momentos, se vuelve arduo. “Es todo muy fuerte. Por eso, cuando estás por quebrar es mejor salir y tomar un poco de aire”, confesó. 

Fuente: El Tribuno

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribase y reciba nuestras noticias en su mail

Aqui su Publicidad