Pronóstico de Tutiempo.net

22:01:00
0

Cada jueves cuando el concejo deliberante de nuestra ciudad debe sesionar ocurre algo: faltan los ediles, incluso no llegan a dar quorum, se suspenden las sesiones, quedan proyectos de importancia para la ciudad sin tratar y, entre las cosas más indignantes que se registraron en los últimos tiempos, invitan a personalidades de la sociedad oranense para reconocerlos por su aporte a la comunidad en plena soledad porque ellos, que son las autoridades, desaparecen del recinto. Por solo nombrar algunos de los hechos que se han vivido recientemente en el cuerpo legislativo local.

El concejo deliberante de la ciudad de Orán se ha convertido en un circo total, con payasos que han perdido todo el respeto de la comunidad ante su falta de ética y moral para con la función que se les ha asignado democráticamente. Son contados con los dedos de una mano los que alguna vez presentaron o aprobaron proyectos pensados en el bien de la sociedad local, o los que tienen asistencia casi perfecta. El resto siempre fue noticia por: ausentarse cuando se requería quorum para tratar temas de suma importancia para la ciudad; otros fueron conocidos por ser protagonistas de denuncias por violencia de género o conducir en estado de ebriedad, también tenemos el edil acusado de tener malos tratos para con otros empleados del deliberante, mismo al que acusaron de haber lanzado insultos irreproducibles para con sus pares en plena sesión, como así también el edil que fue tratado de "estafador al pueblo" por sus pares por haber enviado "números dibujados" según ellos mismos manifestaron, del evento folclórico organizado por el municipio con él a la cabeza; y están también los que pasan desapercibidos: no tienen "voz" pero si "votos". A todos ellos, mes a mes, les pagamos el sueldo.

Un verdadero mamarracho. Y por si fuera poco, el "hobbie" de los concejales, especialmente en los últimos meses fue "pegar el faltazo". Varias sesiones fueron suspendidas en las últimas semanas y este último jueves, que se les acumularon los proyectos sin tratar, hicieron una maratónica sesión que comenzó pasada la hora establecida porque se evidenció demasiados problemas de puntualidad. Si, aunque solo trabajan cumpliendo horario 1 vez a la semana, llegan tarde o no van.

Queda claro que la sociedad oranense reprocha totalmente el accionar de nuestros concejales que, para nuestra fortuna, están a un paso de cumplir su mandato. Esto se notó fuertemente en las urnas en las últimas elecciones, donde volvieron a postularse descaramente pero la sociedad les dijo NO y la mayoría quedaron fuera, incluso desde la primer jugada. 

Doce concejales, muchos de ellos con una basta trayectoria política. Doce vecinos, en quienes la sociedad oranense depositó su confianza alguna vez con un voto y que hoy solo causan decepción y hasta bronca. Una verdadera estafa al pueblo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribase y reciba nuestras noticias en su mail

Aqui su Publicidad