Pronóstico de Tutiempo.net

20:35:00
0
Informe de LA NACIÓN

Casi una década después del hecho, Delfín Castedo, señalado como uno de los narcos más importantes de Salta, fue procesado por la justicia salteña, acusado de ser el presunto autor intelectual del homicidio de la productora rural Liliana Ledesma, que fue asesinada el 21 de septiembre de 2007 en Salvador Mazza, en la frontera con Bolivia.

El juez de instrucción de Tartagal Nelso Aramayo procesó a Delfín Castedo y a su hermano Raúl, que actualmente están detenidos en la cárcel de Güemes, Salta, acusados de distintos delitos, entre ellos, el lavado de dinero con fondos del narcotráfico.

Hace tres semanas se conoció cómo los Castedo habían intentado expulsar de sus tierras a productores ganaderos de la zona fronteriza de Salvador Mazza, donde cerraron los caminos vecinales, para tener una "zona liberada".

Según las investigaciones en curso en la justicia federal, Castedo controla 28.000 hectáreas en los parajes El Aybal y El Pajeal, en territorio argentino. Y del lado boliviano su hermana Roxana posee -según surge de las pesquisas- más de 30.000 hectáreas. Por tener bajo su control este territorio, clave para el contrabando de cocaína, a Castedo se lo apoda, en Salvador Mazza, como el "dueño de la frontera".

Liliana Ledesma fue la única que salió a denunciar en los medios de comunicación de Salta las acciones de Castedo en la frontera, donde pretendía desplazar a los pobladores y productores para tener el manejo absoluto de la zona. Según surge de la investigación judicial, allí producía cocaína que luego era distribuida en distintas provincias, con conexiones con bandas importantes como la de Carbón Blanco.

El 21 de septiembre de 2007 Ledesma fue asesinada a puñaladas en un puente que cruza dos barrios de Salvador Mazza. En 2010, en un fallo unánime, la Cámara en lo Criminal de Orán condenó a prisión perpetua a María Gabriela Aparicio (hermana del fallecido diputado peronista Ernesto Aparicio), Aníbal Tárraga, Lino Abdemar Moreno y Casimiro "Nene" Torres.

Castedo no fue juzgado porque había huido. Estuvo diez años prófugo hasta que en junio pasado la Policía Federal lo detuvo en el partido bonaerense de Ituzaingó.

Castedo pasó tanto tiempo en la clandestinidad con complicidad del ex juez federal de Orán Raúl Reynoso, que está detenido en Salta. Hace dos semanas el juez federal Julio Bavio procesó a Castedo y a Reynoso por haber falseado una declaración indagatoria.

En febrero de 2007 Reynoso había ordenado la captura de Castedo en una causa por tráfico de estupefacientes. Según publicó LA NACION en noviembre pasado, en mayo de 2008 el magistrado le concedió la exención de prisión al argumentar que "si bien es cierto que se encuentra prófugo, con pedido de captura nacional e internacional, sin habérsele recepcionado la pertinente declaración indagatoria en autos, y que no fijó domicilio legal en su presentación, la actitud de presentar el pedido de exención de prisión dio una clara y determinada voluntad de ponerse a disposición de la Justicia".

El fiscal federal de Orán, José Luis Bruno, apeló la curiosa decisión de Reynoso y la Cámara Federal de Salta revocó la primera resolución. Sin otra alternativa, el ahora ex juez de Orán declaró en rebeldía a Castedo el 28 de febrero de 2013.

Siete meses después, otro abogado volvió a pedir la eximición de prisión y el juez federal Reynoso también la concedió. El fiscal Bruno, entonces, pidió a citar a Castedo para que prestara declaración indagatoria.

"El juez no llegó a convocarlo. Según quedó asentado falsamente en la causa, el 5 de diciembre de 2013 Castedo se presentó espontáneamente a la declaración indagatoria, negándose a declarar, en un acto del que participaron el juez, la secretaria de Reynoso y el abogado defensor del acusado. Recién casi un año después, el 26 de noviembre de 2014, Reynoso resolvió la situación procesal de Castedo sobre la base de la falsa declaración indagatoria: lo procesó como autor del delito de asociación ilícita en carácter de miembro, en concurso real con encubrimiento calificado de lavado de activos de origen delictivo.

Sin embargo, Reynoso dispuso mantener el estado de libertad de Castedo. Le impuso, para eso, la "obligación de presentarse del 1 al 5 de cada mes en la Delegación de la Policía Federal Argentina de la Capital Federal", una dependencia inexistente, según se publicó en el portal oficial de la Procuración General de la Nación, www.fiscales.gob.ar.

Delfín Castedo

Presunto traficante

El hecho ocurrió el 21 de septiembre de 2007 en la ciudad fronteriza de Salvador Mazza. En 2010, cuatro acusados fueron condenados a prisión perpetua por el crimen; Castedo no: se había escapado.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribase y reciba nuestras noticias en su mail

Aqui su Publicidad