Pronóstico de Tutiempo.net

23:08:00
0

Los acusados viajaban desde Orán hacia Salta, con 2.115 gramos de cocaína y 1.021,10 gramos de Levamisol, una sustancia utilizada para cortar la droga. Uno de los acusados dijo en su defensa que transportaba el estupefaciente a cambio de saldar una deuda que había contraído en Colombia, porque lo perseguían sicarios.

El fiscal interinamente a cargo de la Fiscalía Federal N°2 de Jujuy, Federico Zurueta, solicitó la elevación a juicio de la investigación seguida contra los ciudadanos colombianos Jonathan Alonso Cobos Mejía y Andrés Mauricio Sánchez González y la pareja de este último, Nelsy Schmith Barba–de nacionalidad boliviana-, en orden al delito de transporte de estupefacientes agravado por la intervención de tres o más personas organizadas.

En su presentación, el fiscal expuso que en el mediodía del 22 de junio de 2015, personal de la Gendarmería Nacional detuvo un remise Volkswagen Surán durante un operativo de prevención en el kilómetro 1212 de la Ruta Nacional N°34, a la altura de la sección Chalicán. El automóvil transportaba a los tres acusados desde la localidad salteña de San Ramón de la Nueva Orán hasta Salta capital.

El representante del Ministerio Público Fiscal describió que Cobos Mejía llevaba consigo una valija, cuyo peso llamó la atención de los gendarmes, quienes procedieron a inspeccionarla para descubrir un doble fondo que ocultaba dos bolsas plásticas dispuestas como planchuelas, que contenían una sustancia blanca. Asimismo, continuó Zurueta, se requisó a Cobos Mejía y se le halló, bajo la ropa interior, otros dos paquetes con forma cilíndrica, que tenían un polvo blanco. Sus compañeros de viaje, prosiguió, transportaban dos termos con agua fría, que también presentaban anomalías en cuanto a su peso, cuando estaban vacíos y que, al ser desarmados, evidenciaron 19 paquetes cilíndricos con más polvo blanco.

Al analizar las sustancias, se determinó que Cobos Mejía transportaba 2.155 gramos de clorhidrato de cocaína, en una concentración de entre el 51 y el 68%, mientras que la carga de los termos eran 1021,10 gramos de Levamisol, una sustancia que rara vez es secuestrada en la zona, y que suele utilizarse para el estiramiento de la cocaína.

En su declaración indagatoria, Cobos Mejía sostuvo que tenía una deuda en Colombia, que pagaba de a poco, pero que sus acreedores se cansaron de esperar y se la pasaron a un sicario. Relató que luego se comunicaron a su celular, exigiéndole el dinero, pero como el hombre no lo tenía, le ordenaron que contactara a una persona, quien le explicó que para saldar la deuda debía trasladar la valija y los termos, desde Bolivia hacia Buenos Aires.

Agregó que recibió la carga en Santa Cruz de la Sierra, pero cuando llegó a la terminal tuvo miedo y llamó a su amigo Sánchez González, quien se encontraba en Tarija junto a su pareja. Los tres acordaron emprender el viaje aunque, aclaró, sus compañeros no sabían qué el trasladaba la droga.

El fiscal Zurueta tuvo por probado que los tres imputados fueron detenidos en circunstancias en que transportaban, oculto en el doble fondo de una valija, adosado al cuerpo y entre el forro de cuero y el plástico de los termos, las sustancias ilegales halladas, en virtud de lo cual solicitó que sean sometidos como coautores de transporte de estupefacientes agravado por la intervención de tres o más personas organizadas.

0 comentarios:

Publicar un comentario