Pronóstico de Tutiempo.net

9:03:00
0

La Sala I del Tribunal de Impugnación dispuso, por mayoría, absolver a Luis René del Milagro Martínez porque el hecho investigado "no constituye delito" y ordenó su libertad inmediata. Recordemos que el año pasado, se habia conocido su condena perpetua por el supuesto femicidio cometido en contra de su joven esposa, pero se hicieron nuevos examenes forenses que indicaron que en realidad fue un suicidio.
El hombre había sido condenado por el delito de homicidio calificado en perjuico de su pareja, Pamela Liza Farel. La defensa técnica de Martínez interpuso recurso de casación para su análisis por el Tribunal de Impugnación. El hecho por el cual fue condenado ocurrió en 2013.

Por la muerte hubo una sucesión de intervenciones médicas, dos autopsias y posterior necropsia con exhumación. 

En el análisis de la causa los jueces Virginia Solórzano y Abel Fleming se pronunciaron por la revocación de la sentencia, en tanto que el juez Luciano Martini se pronunció por la nulidad de la sentencia para que un nuevo tribunal de juicio ordenara una junta médica oficial que realice una nueva necropsia y se celebre, luego, un nuevo juicio oral y público.

La jueza Solórzano sostuvo que en los primeros momentos de la investigación no tomaron en cuenta que la posición del lazo en el cuello pudo ser modificada en cuanto a la horizontalidad que luego constatarían en el surco, y que los estigmas ungueales podrían corresponder a las maniobras de intento de salvamento, que practicó el propio Martínez. 

La hipótesis del homicidio se produjo en base a los yerros entre los que la jueza citó al primer informe policial que refirió a "asfixia mecánica por estrangulamiento” como causal de muerte citándose allí que la mujer registraba antecedentes de ingresos por lesiones y agresiones por violencia familiar. Muchas de las aseveraciones en la causa estuvieron cruzadas por un conocimiento lateral de estos hechos generándose un prisma de interpretación que produjo una “simplificación reduccionista y negligente de las intervenciones médicas iniciales y configuró un diagnóstico erróneo de causa de muerte”.

De análisis de las autopsias y del material fotográfico en tanto se concluyó que no hubo asfixia mecánica por estrangulamiento concluyendo la jueza Solórzano que “la causa de muerte de Pamela Liza Farel no fue provocada por tercero, sino por ella misma”.

El juez Martini, en tanto, para sostener su decisión de declarar la nulidad de la sentencia e impulsar un nuevo juicio, citó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que sostiene que en los casos de muerte violenta “es un deber del Estado agotar la investigación a efectos de determinar la causa, forma, lugar y momento de la muerte, lo cual, además, se compadece estrictamente con la protección de los derechos de la víctima que poseen rango constitucional”.

El juez Fleming a su turno cuestionó la intervención de Criminalística en el hecho ya que se hizo sobre una sola hipótesis: la acusatoria.

0 comentarios:

Publicar un comentario